Técnica de madera muerta en un ahuehuete [shari]

Con los azotes del tiempo, en muchos árboles aparecen zonas en el tronco sin corteza debido a las inclemencias meteorológicas. Generalmente estas zonas suelen manifestarse en la parte baja del tronco, cercano a las raíces y asciende por el tronco haciéndose cada vez más delgada hasta desaparecer o en algunos casos llegando hasta el ápice. Cuando tienen una exposición prolongada a los rayos solares, estas zonas desnudas comienzan a blanquearse y obtienen un aspecto muy característico del estilo “Sharimiki” (madera muerta).

En el mundo del bonsai, se puede simular este proceso quitando la corteza del tronco y tratando la herida con polisulfuro cálcico para que se blanquee más rápidamente sin necesidad de tanto sol. Esta técnica se le conoce como: shari.

A continuación, les comparto un video de como se trata el shari en un ahuehuete:

Espero que las indicaciones sobre el shari puedan aportar positivamente a tus proyectos. Un abrazo 🙂

Maple japones [Acer palmatum]

Originario de China y Japón, el Acer Palmatum es una de las especies más populares de Bonsái en el mundo. Tienen hojas formadas por cinco lóbulos opuestos puntiagudos. La corteza de los árboles jóvenes suele ser verde o rojiza y cambia a marrón o gris con la edad.

SOL

El maple debe estar protegido de la luz solar directa del mediodía en climas con más de 35º C, pero la luz solar de la mañana y de la tarde no es ningún problema. El maple japonés es resistente, sin embargo, debe ser protegido durante el invierno cuando las temperaturas caen por debajo de -10º C.

TRASPLANTE

El sustrato deberá tener materia orgánica y un cierto poder de retener la humedad; tolera cierto nivel de acidez. Trasplante su maple una vez cada dos años..

RIEGO

Regar todos los días, especialmente cuando empiezan a crecer en primavera, suponiendo que el suelo drena bien. Recomendamos 2 veces por semana regar con una mezcla de 1/2 limón por 1 litro de agua para mantener la acidez (PH 4-6) en el sustrato.

ABONO

Es recomendable abonar con fertilizante orgánico de lenta liberación alto en nitrógeno en la última semana de invierno/verano. A finales de primavera/otoño es recomendable usar abono con NPK neutro.

PODA

La poda normal puede hacerse durante todo el año, aunque la poda de modelado debe hacerse en otoño para evitar el sangrado excesivo (pérdida de savia), también es recomendable rebajar las heridas y aplicar pasta selladora. Recortar los nuevos brotes a dos pares de hojas. La poda de hojas o defoliación (eliminación de hojas durante la temporada de cultivo) puede hacerse anualmente a principios del verano para favorecer a hojas más pequeñas. Para ello quitar todas las hojas, dejando intactos los peciolos de las hojas.

Ahuehuete [taxodium mucronatum]

El género Taxodium, de la familia de las Taxodiáceas, lo forman 2 especies de árboles: Taxodium mucronatum y Taxodium distichum (Ciprés de los pantanos). Es un árbol originario de las zonas montañosas de México.

Estos árboles pueden alcanzar los 50 metros de altura como el famoso “Tule” en Oaxaca (México). Las pequeñas y lineares hojas son de un brillante color verde claro y suelen ser perennes (si el clima es frío se convierten en caducas).

sol

El Ciprés mexicano necesita una exposición a pleno sol.

trasplante

El sustrato deberá tener mucha materia orgánica y un cierto poder de retener la humedad; no toleran los suelos calizos. Su trasplante es mejor hacerlo en primavera o en otoño.

riego

El Ahuehuete precisa de riegos abundantes durante todo el año, de forma que el sustrato permanezca húmedo o en su defecto se puede mantener encharcado hasta la base del nebari.

abono

Es recomendable abonar con fertilizante orgánico de lenta liberación alto en nitrógeno en la última semana de invierno/verano. A finales de primavera/otoño es recomendable usar abon

poda

El ahuehuete es un árbol fuerte que resiste bastante bien la poda agresiva.

Ramas principales [yaku-eda]

En este nuevo post hablaremos sobre las ramas principales, aquellas que proporcionan al árbol su forma básica con base en directrices japonesas, las cuales se les conocen como: yaku-eda.

Juniperus chinensis sargentii, diseñado por Zhao Quingquan
  • Ichi-no-eda (primera rama): Ésta es la rama que primero emerge desde el tronco. Visualmente es también la más pesada, larga y la que proporciona el carácter al resto del bonsái. En otras palabras, si esta rama es recta las otras también deberán serlo y viceversa. Ha de emerger del tachiagari, bien a izquierda o derecha, pero nunca dirigirse hacia el frente o atrás. La siguiente rama, la segunda teniendo en cuenta su posición, es la ni-no-eda, la tercera, san-no-eda, etc.
  • Sashi-eda (rama principal): Es la rama más grande del árbol y la más importante en la creación de un estilo. Generalmente es la misma que la ichi-no-eda.
  • Uke-eda (rama de contrabalance): Se extiende en dirección opuesta a la sashi-eda. Es importante porque proporciona al conjunto la necesaria sensación de equilibrio.
  • Mae-eda (rama frontal) y ura-eda (rama trasera): Un bonsái puede mostrar una antiestética imagen bidimensional sin ellas. Son las que dotan al árbol de profundidad. La rama trasera probablemente sea la más importante de las dos, por ello se debe cuidar mucho su diseño y posición para que desempeñe su papel a la perfección. La rama frontal se coloca por encima del nivel de los ojos (cuando el bonsái se encuentra en su posición correcta) y nunca debe apuntar directamente al observador, siendo preferible que se desvíe ligeramente a derecha o izquierda.
  • Futokoro-eda (ramas de relleno): Estas ramas son las encargadas de cubrir el resto de espacios, que conformarán la copa del árbol.
  • Ochi-eda (ramas inclinadas): En algunos bonsáis determinadas ramas se entrenan, para que se inclinen o tengan una caída pronunciada hacia uno de los lados. Esta técnica crea un movimiento armónico y genera un punto de interés.

Esperamos que los conceptos japoneses de las ramas deseables en un bonsái puedan aportar positivamente a tus proyectos. Un abrazo 🙂

¿Cómo mantener cortos los entrenudos en un Acer palmatum?

La primavera se acerca, incluso ya se adelantó en algunos maples japoneses. Esto conlleva una de las temporadas de más importancia para nuestros maples, ya que, para poder mantener cortos los entrenudos, es necesario realizar un pinzado a los nuevos brotes tan pronto como emergen.

Debido a que los brotes nuevos se abren en diferentes momentos, debemos revisar diariamente nuestro maple japones para ver si hay nuevos brotes para pinzar. Es necesario dejar solo el primer par de hojas y pinzar el siguiente par tan pronto como queden expuestas. Ejemplo:

Nacen nuevos brotes en arce japonés: ¡es momento de pinzar!

Es recomendable utilizar pinzas para este trabajo, ya que los brotes interiores pueden ser demasiado pequeños para poder pinzar con los dedos. Las pinzas son prácticas, ya que se pueden usar para separar el par exterior de hojas y luego agarrar el brote joven dentro. Ejemplo:

Separar el primer par de hojas con ayuda de las pinzas para exponer el brote interno.
Después debes de pinzar el brote interior.

La mayoría de los brotes del arce se abren durante un período de aproximadamente una semana, sin embargo, debe ser un mes de cuidadosa supervisión antes de que todos los brotes estén abiertos. Una vez pinzados todos los brotes nuevos, puedes dejar que el árbol crezca por un tiempo y volver a visitarlos en mayo para ver si es necesario podar o alambrar.

Esperamos que las indicaciones sobre el pinzado en maples japoneses puedan aportar positivamente a tus proyectos. Un abrazo 🙂

Influencia de fases lunares en un bonsai (PDF)

A continuación te comparto en video las prácticas favorables para trabajar en tus proyectos de bonsai en cada fase lunar: 

Guía dinámica de los movimientos de la savia con cada fase lunar.
Descarga
Descarga tu imagen guía 👆🏽

Esperamos que las indicaciones sobre las fases lunares puedan aportar positivamente a tus proyectos. Un abrazo 🙂

Ginkgo biloba

Muy pronto estará disponible…

El ginkgo es un árbol muy primitivo. Sus orígenes se remontan al Mesozoico, como demuestran los fósiles hallados de esa época. La supervivencia de esta especie en la actualidad se la debemos a los monjes budistas chinos, que los plantaban alrededor de sus monasterios, con la creencia de que eran protectores ante los incendios, considerándolos árboles sagrados. Los ginkgo son árboles dioicos, lo que significa que hay árboles masculinos y árboles femeninos. Los femeninos producen un falso fruto, ya que realmente se trata de un óvulo, que de no existir en las inmediaciones un árbol masculino queda sin fecundar. Al igual que un huevo de gallina en un gallinero sin gallo. En las plantaciones de este árbol como árbol de calle, se prefieren los pies masculinos, pues los óvulos caídos al suelo fermentan produciendo un olor nauseabundo. La semilla es comestible, cruda o tostada, con sabor parecido a la castaña.